Proyectamos la Imagen deseada?

Antes que nada, quisiera aclarar que la imagen no es solamente lo que se “ve” de nosotros, como puede ser la vestimenta o nuestro aspecto físico. La imagen se conforma en la mente de las personas que nos rodean y esta construcción se vale de los mensajes conscientes e inconscientes que emitimos.

Somos más que el aspecto físico por eso debemos tener en cuenta  rasgos de nuestra identidad que transmitimos, muchas veces sin darnos cuenta, y que hablan de nosotros.

La imagen personal abarca además de los rasgos físicos, la postura, movimientos al sentarse, al caminar, al saludar, el tono de la voz, la mirada, gestos, la risa y la sonrisa, la higiene, la cortesía, la educación, etcétera. Podemos decir que es un estilo de vida, la forma de ser y actuar y en consecuencia, cada persona tiene la suya propia.

La imagen personal es como una foto, es todo lo que los demás ven de nosotros en una mirada fugaz. Conseguida, comienza el juicio de valor, buena o mala imagen. Confiable o no?

Tener en cuenta entonces:

  • El tono de voz
  • La vestimenta (acorde al momento)
  • Escuchar para responder lo que nos preguntan y no lo que yo quiero decir.
  • Empatía, ponerse en el lugar del otro, para comprender su realidad
  • Cordialidad y simpatía

Si conseguimos una armonía entre ellos, lograremos un efecto en nuestro interlocutor de  credibilidad  hacia nuestro mensaje y en consecuencia repercutirá en beneficio de nuestra imagen personal.

Ponelo en práctica!

Por: Vanina Martini

Leave a comment

Your email address will not be published.


*