Pensamiento Lateral y Relaciones Públicas

Hoy les propongo a mis colegas de la comunicación aplicar el método del Pensamiento lateral a sus procesos creativos y de definión de acciones. Anímense a aflojarse la corbata!

El Pensamiento Lateral es un método de pensamiento que puede ser empleado como una técnica para la resolución de problemas de manera creativa. El término fue acuñado por Edward de Bono, en su libro New Think: The Use of Lateral Thinking y publicado en 1967, que se refiere a la técnica que permite la resolución de problemas de una manera indirecta y con un enfoque creativo.

Idealización de la realidad:
El “pensamiento lateral” ha alcanzado difusión en el área de la psicología individual y social. El pensamiento lateral se caracteriza por producir ideas que estén fuera del patrón de pensamiento habitual. La idea central es: al evaluar un problema existiría la tendencia a seguir un patrón natural o habitual de pensamiento (las sillas son para sentarse, el suelo para caminar, etc.), lo cual limitaría las soluciones posibles. Con el pensamiento lateral sería posible romper con este patrón rígido, lo que permitiría obtener ideas mucho más creativas e innovadoras para representar todos esos caminos alternativos o desacostumbrados, que permiten la resolución de los problemas de forma indirecta y con un enfoque creativo. En particular, la técnica se basa en que, mediante provocaciones del pensamiento, se haría posible un desvío del camino o patrón habitual del pensamiento.

Los relacionistas públicos nos encontramos a la hora de tomar decisiones o encaminar una estrategia, que nuestra capacidad resolutiva se ve delimitada por el pensamiento lineal (lógico). Sabemos que con determinada acción tenemos el éxito casi asegurado, porque así nos funcionó antes! Pero nuestra profesión, a diferencia de otras disciplinas más duras, sienta sus bases en la interacción entre públicos, empresas e instituciones que en definitiva son personas que se diferencian por sus gustos y preferencias. En este marco, las acciones que direccionen nuestras estrategias de comunicación no deberían ser lineales. Deben tener la capacidad de adaptarse a las diferentes realidades con inventiva y creatividad.

Considero entonces, que los relacionistas públicos deberían tener en cuenta al pensamiento lateral como una alternativa válida a la hora de diseñar las comunicación para los diversos públicos con los que trabajamos.

Por: Lic Vanina Martini

Leave a comment

Your email address will not be published.


*