Mi Box, mi mundo

Todos sabemos que cada persona tiene una conducta individual que lo caracteriza, ello se traslada también a su micro espacio de trabajo, el querido Box, donde pasamos hasta 9 horas diarias… o más.

Dada la característica señalada es de fundamental importancia respetar los ámbitos asignados a cada empleado. Es así, que cada uno de nosotros llevamos, aun mínimamente, parte de nuestro mundo personal  elementos tales como fotos, dibujos, recuerdos y obviamente los accesorios a fines con nuestra tarea.

Suele ocurrir, con frecuencia,  por comodidad, desprolijidad o urgencia,  que algún compañero de escritorio, invada nuestro  espacio laboral en busca del elemento que sí sabe encontrará. Eso genera una  invasión  muchas veces tolerada, al principio, pero tarde o temprano  terminará generando, un conflicto de relación.

Por ello, es conveniente evitar esta situación organizando con prolijidad nuestro espacio, generando pautas claras de convivencia con nuestros compañeros que promuevan un ámbito de cordialidad y de buenas relaciones.

Por: Eduardo Martini

Leave a comment

Your email address will not be published.


*